La joven maestrita

prepara sus libros,

            su bata de cuadros,

            su estuche de lino.

            Un grupo de niños

            la espera impaciente,

            y ella va a su encuentro

            feliz y sonriente.

            Va con los pequeños,

            se ríe con ellos,

            olvida problemas,

            construye sus sueños.

            Al caer el día

            se queda marchita,

            tiene que irse a casa,

            pobre maestrita.